sábado, 24 de enero de 2009

Francisco Granizo Ribadeneira (1928-2009)

En la Capital del Ecuador, falleció el poeta, ensayista y diplomático quiteño Francisco Granizo. Autor de de reconocidos libros como Por el breve polvo, La piedra, Nada más el verbo, Muerte y caza de la madre. Hernán Rodríguez Castelo dijo: “Pienso que en una selección de los mayores poetas ecuatorianos del siglo, así fuesen diez o menos, no podría faltar Granizo. Una trayectoria lírica ejemplar y sostenida, cada vez más honda y alta, lo ha dejado en el más alto lugar dentro de una de las vertientes de la lírica ecuatoriana actual. Ya en La piedra se reveló vigoroso y libre en el manejo de recursos modernistas, postmodernistas y actuales. Y, certero, fue insinuando motivos y simbología-la cacería, por ejemplo-de su producción ulterior. Un asunto se fue convirtiendo en el centro al cual apuntaba su ya entonces desgarrada búsqueda: el amor humano y otro obscuro amor que vigilaba o acosaba más allá”. Paz en su tumba.


AQUÍ, POR HONDO CORAZÓN ENTERO
-ángel la tierra y el vestiglo nube-
alta gacela de dolor acude
a la exiliada forma del acento.

Traída a desamor, caída a beso,
sonámbula perece, se alza y huye
la voz por las barrancas ¿qué consume
lengua, gacela en inefable hueco?

Sueño, de sueño velador. Gusano.
Ya todo el miedo de la carne en vilo
sobre el despojo vegetal del pájaro.

Y por súbitos aires aprendido
se desespera el corazón, clavado
en la pena y la rosa por el trino.


MÉTEME, DIOS, EN LA CELADA CELDA.
Insaciable, celoso,
muerde la entraña, Dios
bebe, mi pozo
olvidado y profundo, te estremezca
la vasta sed de gozo.

Reclúyeme, Señor,
cuida el postigo,
suelta el lebrel furioso de tu amor
y quédate conmigo.

miércoles, 7 de enero de 2009

La literatura ecuatoriana en el 2008



Por Augusto Rodríguez

Pienso que el 2008 fue un año positivo en la literatura ecuatoriana. Destaco en poesía: Dos encendidos, publicado en Venezuela, de Aleyda Quevedo Rojas; Siete veces siete de Fernando Cazón Vera, Cuerpos guardados de Maritza Cino Alvear, Boca a boca de Ramiro Oviedo, Agenda pagana de Pablo Yépez Maldonado y Taller de luz de Diego Velasco Andrade.

Entre los más jóvenes los siguientes poemarios: Pirografías de César Eduardo Carrión, Alivio demente de Siomara España, Del acabose (antología imaginaria) de Javier Lara Santos, Con plexo de culpa de Dina Bellrham, El cuerpo del hijo de Rocío Soria R., Te suicida (libro póstumo) de Carolina Patiño, Fractales de los Talleres de Literatura de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Todos los cadáveres soy yo de Cristian Avecillas, Que mi alma se la lleve el diablo de Rafael Méndez Meneses y Gimen de amor los muertos de Ernesto Intriago.

En ensayo: El síndrome de Falcón de Leonardo Valencia, Itinerarios de Santiago Páez y Habitada ausencia (historia y poética en la poesía de Javier Ponce) de César Eduardo Carrión.

En narrativa: Cuentos clandestinos de Iván Carrasco Montesinos, ecuatoriano radicado en España desde el año 1973. La muerte es un pretexto de Hugo Morales Guaillas, la tercera edición de Atacames tonic de Esteban Michelena y la novela finalista del Premio Internacional Planeta-Casamérica, La casa del desván de Modesto Ponce.

Las antologías: 10/80 veneno para poetas de K-Oz editorial, La voz habitada (siete poetas ecuatorianos frente a un nuevo siglo), 13 poetas ecuatorianos, antología publicada en Venezuela, por la poeta Aleyda Quevedo Rojas; Poesía Viva número 1 de Fernando Cazón Vera publicado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas, Poesía Viva de Sonia Manzano (editado por la misma Casa de la Cultura) y la antología personal Rumor de inventario de Fernando Iturburu. Bienvenido año 2009.