Ir al contenido principal

Versos de una joven poeta chilena

Angélica Alvarez-. (Puerto Montt, Chile 1986). Estudiante de Psicología de la Universidad de Santiago de Chile.

­­­

A G U A

Mi único consuelo es esto de saber
que no puedo estar a veinte grados bajo cero
por los ciclos
de los ciclos.

A R S P O I É T I C A

No estoy sola

a veces también escribo
(mi poema)

la palabra que dice nada a nadie.

R E S I D U O S

«Las cosas mínimas hablan justamente,
al revés de lo que se cree,
el lenguaje apenas comunicable.»

Rosamel del Valle



Y detrás de los horizontes perfilados por la puerta entreabierta
quedaba el alma ahogada en la visión de la puerta entreabierta
la mano aferrada al pomo de la puerta entreabierta
el pie pegado a la puerta entreabierta
y la mismísima puerta
con sus paraísos
perdidos.

I N T E M PE R I E


El mundo es intemperie.
La gente que habita el mundo
con sus selvas erráticas y húmedas
el tiempo que lo ocupa todo
la cornisa de la ventana que no salté
cuando quise morirme y no morí
sino que tomé un papel y me puse
a escribir como idiota (pero idiota
intelectual que no es cualquiera)
la calle
los semáforos que no se respetan
el respeto que sobra en este país
el país que sobra en esta casa
y esta casa que es
mi cuerpo dormido
cuando lo paseo: (a la) intemperie
la psicología del bibliotecario
y la del tipo que por decirme
cosita linda
creyó que me pondría roja y en cambio
me escuchó los ojos fijos
fijos y serios y luego dijo
perdone señorita es la intemperie
la soledad el desamparo
perdone (y al decir perdone sus
mejillas ardientes ya no de calentura)
disculpe no quise molestarla
señorita (no quise llevarme
su inspiración y dejarla
otra vez
a la intemperie)
hasta la pausa que hice
para tomar aire
y devolverle un aquí
también
últimamente todo (también eso)
es intemperie.


O B L I C U A


Demasiado oblicua para ser cierta
la tarde. Me evaporo:
de todos los rayos UVA soy el más peligroso

sol que no es sino un suicida invertido
pretendiendo la vida mientras llega la noche
y todo se escapa lejos y se escurre
y el amor cuelga

demasiado horizonte para ser cierto.

S P I D E R W O M A N

Qué otra cosa podría hacer
sino trepar las calles
sino tejer y destejer los edificios
sino intentar capturar entre redes mi alimento:

versos como moscas
moscas como nudos
nudos como ejes de cualquier
insignificante
poesía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los muertos siempre regresan del escritor Augusto Rodríguez

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

La poesía de Rodrigo Pesántez Rodas

Hacer pocos días en la ciudad de Quito, se presentó en la colección Poesía Junta (CCE, 2008) la antología del poeta, catedrático, ensayista y difusor cultural Rodrigo Pesántez Rodas (Azogues, provincia del Cañar 1937) Es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Guayaquil donde ejerce la cátedra de Estilística y Literatura Ecuatoriana en la Facultad de Letras. Ha dictado cursos sobre literatura en prestigiosas Universidades Norteamericanas. Ha publicado: El espantajo y el río, Jugando a la pájara pinta, Los silencios del bosque, Atando cabos, Viñas de Orfeo, entre otros libros. Su obra poética es a ratos desconocida, pero sin duda, merece ser más leída y difundida a nivel nacional.


La dulce furia

A veces tengo ganas
de que cruces a pie
mi sangre.
Que dejes en la orilla
tu ropa y la vergüenza.
Que te sumerjas
desnuda
hasta tocarme
el hueso
y el aliento.
Que te bañes así,
cojas mis peces
y en el ombligo lleves
como un collar
la furia
de mis dientes.


Indisciplina

Con este mismo cráneo
que se viste …