domingo, 27 de octubre de 2013

El Libro Blanco (2007-2013) de Augusto Rodríguez



Acaba de ser publicado en Ciudad de México: El Libro Blanco (2007-2013) de Augusto Rodríguez, en Ediciones Botas. Una de las primeras editoriales de poesía de México que nace en el año 1911. Algunos comentarios recientes sobre su poesía:

El libro de la enfermedad de Augusto Rodríguez es un libro original, único en su especie. Leerlo es construir un episteme poético.

Rafael Courtoisie


Augusto Rodríguez conoce bien los signos de la enfermedad, sabe de la furia necesaria para defender del cáncer otras manos, otro estómago, otra sangre. Es niño y hombre frente a una adversidad impronunciable que, por momentos, le significa una derrota: “para qué seguir cuando mi padre respira por los orificios de la muerte y la madrugada me trae el aroma de su perfume y su beso es un pez enterrado en mi boca”. Pero su imaginario es portentoso y no se deja oscurecer. El autor es capaz de un desdoblamiento que no cesa, una enunciación ávida, devorante que, en sus momentos de mayor deslumbramiento, hace que el lector, perplejo, se reconozca en todas las cosas del mundo, con un cuerpo que va hacia la muerte lleno de órganos y amor y rebeldías y maldiciones como sílabas que fueron hechas para bendiciones.

Daniela Camacho


Augusto Rodríguez parece sin lugar a dudas un poeta insólito, ajeno a la retórica que se ha puesto hoy en día de moda en mayor parte de Hispanoamérica; aquella que apuesta más por la aventura del lenguaje que por la sustancia humana y que se ha convertido en una fría reflexión sobre sí misma y, que hace que los poemas se parezcan unos a otros aunque los temas sean distintos. En este mundo tan dramático y tan heridos, rodeado por los escombros, ruinas y desolación, he aquí unos maravillosos ejemplos del autor de La enfermedad invisible, para una definición: el poeta es: Una mano difusa que se sacude los animales dormidos… Una noche con diecinueve cabezas arrojadas del fin del mundo (…) Leyendo este poemario, cada instante me resonaba el hermoso verso de Walt Whitman: “Camarada, esto no es un libro; el que lo toca, toca un hombre.”

Xhevdet Bajraj



Augusto Rodríguez es, sin duda, uno de los poetas más significativos de su generación. Sin gestos ni estridencias ha ido construyendo un pequeño universo poblado de voces y de ausencias. Tiene la generosidad y la visión para entender que la poesía, como dijo alguna vez Teillier, es un respirar en paz para que lo demás respiren…

 Mario Meléndez

No hay comentarios: