Ir al contenido principal

El Humor después del Humor: prólogo para una antología



Por
Miguel Antonio Chávez y Augusto Rodríguez


Haciendo un recuento sobre los orígenes del humor, Sara Irwin, en su antología "El cuento de Humor Inglés" (Need Ediciones. Buenos Aires, 1999) explica que antiguamente se definía humor "a cualquiera de los cuatros fluidos que componían la constitución del cuerpo y que determinaban, gracias a su proporción, el temperamento de una persona". Aquellos fluidos se referían a la sangre, la cólera, la flema, la melancolía, los -por entonces atribuidos- "causantes" de las enfermedades de los hombres. Con el transcurso del tiempo, continúa Irwin, "el humor llegó a ser sinónimo de capricho (como cuando se habla de "los humores del viento") y también, por extensión, la frase "sentido del humor" pasó a definir esa facultad mental que permite descubrir, expresar o apreciar lo ridículo o lo incongruente, lo contradictorio, lo cómico y lo absurdo". Esto es, una forma de percepción de la realidad aprehendida a través de la mente que, además del puro hecho de divertir, podía emplearse para satirizar o criticar aspectos de la sociedad.

El dramaturgo Luigi Pirandello en su ensayo "El humorismo" (1920), ya señalaba sin embargo lo difícil que ha sido definir el humorismo debido a que ha tenido infinitas variedades, según las naciones, los tiempos, los ingenios, y el de Rebelais y de Merlin Coccajo no es el mismo que el de Sterne o Swift. De todos modos Pirandello logra discurrir que el humorismo consiste "en un sentimiento de lo contrario, provocado por la especial actividad de la reflexión que no se oculta, que no se convierte, como generalmente en el arte, en una forma de sentimiento, sino en su contrario, aun siguiendo paso a paso el sentimiento como la sombra sigue al cuerpo". Asegura que el artista ordinario se fija solo en el cuerpo: mientras que el humorista se fija en el cuerpo y en la sombra, y a veces más en esta que en aquella.


Hablando ya en el contexto de la literatura escrita en nuestro país, ¿cuántas veces hemos escuchado decir de que es aburrida, parca, solemne y carente de humor? Este libro pretende mostrar la otra cara de la moneda; es decir una parte de nuestra más reciente literatura donde a través de los poemas y de los microrrelatos de varios autores a lo largo y ancho del país podemos leer y escuchar al humor en toda su expresión. Hay de todo: humor clásico, ironía, sátira, parodias, sardonismo, humor negro, etc. Sin embargo, más allá de las clasificaciones y tecnicismos, prima un humor como actitud frente a la literatura y a la vida misma. Por ello algunos autores incluidos no "hacen reír" en el sentido estricto de la palabra, sino que producen mas bien los efectos colaterales de las ya mencionadas ironía o sátira, sensaciones de que en el fondo el humor es la otra cara de la tragedia, como el mismo Woody Allen ha señalado en ocasiones.

El escritor peruano Fernando Iwasaki nos dice lo siguiente en el prólogo del Libro del mal amor: "¿Y el humor es autoayuda o literatura?, se preguntan los profundos y los solemnes. En la égloga octava de Virgilio hay un verso memorable que es ambas cosas: Mopso Nysa datur: quid non speremus amantes? (“Si Nisa va a casarse con Mopso, ¿hay algo que los amantes no podamos esperar?”)… Para nosotros solo es literatura, pero para todos los que se quedaron con las ganas de casarse con Nisa, aquel verso de Virgilio fue la mejor autoayuda. Aunque -ojo al manojo- si Mopso no era guapo, ni rico, ni interesante; seguro que al menos haría reír a Nisa".

Esta pequeña y breve antología poética-narrativa nació con motivo de la celebración de la Semana de la Lectura que organiza cada año la Alianza Francesa de Guayaquil. Y con motivo de esta fiesta se ha propuesto este libro de textos breves y de humor; perfectos para una lectura fresca, dinámica y divertida. Esperamos que los lectores disfruten este libro tanto como nosotros hemos disfrutado creándolo. Esta antología quiere ser una declaración de humor: porque mientras haya risa, nos enseña la vida, habrá esperanza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los muertos siempre regresan del escritor Augusto Rodríguez

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

La poesía de Rodrigo Pesántez Rodas

Hacer pocos días en la ciudad de Quito, se presentó en la colección Poesía Junta (CCE, 2008) la antología del poeta, catedrático, ensayista y difusor cultural Rodrigo Pesántez Rodas (Azogues, provincia del Cañar 1937) Es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Guayaquil donde ejerce la cátedra de Estilística y Literatura Ecuatoriana en la Facultad de Letras. Ha dictado cursos sobre literatura en prestigiosas Universidades Norteamericanas. Ha publicado: El espantajo y el río, Jugando a la pájara pinta, Los silencios del bosque, Atando cabos, Viñas de Orfeo, entre otros libros. Su obra poética es a ratos desconocida, pero sin duda, merece ser más leída y difundida a nivel nacional.


La dulce furia

A veces tengo ganas
de que cruces a pie
mi sangre.
Que dejes en la orilla
tu ropa y la vergüenza.
Que te sumerjas
desnuda
hasta tocarme
el hueso
y el aliento.
Que te bañes así,
cojas mis peces
y en el ombligo lleves
como un collar
la furia
de mis dientes.


Indisciplina

Con este mismo cráneo
que se viste …