miércoles, 10 de octubre de 2007

Versos de un joven poeta peruano


Roy Dávatoc. Resido en Lima, Perú, pero no recuerdan cuando nací exactamente –ni mes ni fecha- y dicen que fue en el año 1981 entre los meses Abril-Mayo- cerca de un convento en un lejano pueblito de Perú, en el norte -Jaén-Cajamarca-. Siempre me gustó jugar con las palabras y me animo a escribir –volcadamente- hace unos meses. Apenas he concursado una vez y no he ganado. Participo en foros virtuales y trabajo actualmente un poemario llamado "El hígado y el lápiz de Prometeo" con la colaboración de un poeta mexicano, Juan Carlos Mejía Córdoba.

X
28-ago-2007 12:44


Si abriera su puño
dejaría de parir la tierra
sus retoños de carne,
y nuestra tragedia
se bebería en una copa
con un vino agriamente dulce.

Es por eso hombres de goma
aprendamos a tallar

-solos-

la piedra con luz bajo las sombras
porque de las manos

-adiestradas y hambrientas aún-

brotará el pan
para matar el hambre
y coger un palo
para azotar el arroz.

Déjame que te cuente
18-ago-2007 18:17


Hablar de Lima;
es anunciar blancas mañanas

-llenas de humo-

de anuncios breves en callejones
sobre luces de neón,
es caminar entre piedras,
arbustos,
troncos;

es darse prisa
y pasear con avispas.

Es ver los despidos masivos
para reestructurar el alma
y vestirse con cualquier trapo
para ser un poco más fashion.

Hablar de Lima;

-simplemente-

es declararte asesino de ti mismo.

Dulce Soledad
02-ago-2007 17:08

Gracias Bernardo Rafael Álvarez.

Noche;
tu boca tiene prisioneras
todas mis formas de amarla,
todos mis sueños de carey,
toda su geometría traslúcida
cubriendo de estaciones la pared.

Noche;
aquí al filo de mi mesa
dame un sedante con su olor,

-una mezcla de rosas y nardos-

para que el otoño
no sea violentado en un minuto;
para que mi sangre
sea continuamente instantánea;

para que su nombre sea el mío
y nuestro pedazo de pan
siempre la canción más pura
y su mundo eternamente plano.

No hay comentarios: