miércoles, 31 de octubre de 2007

I Festival de Poesía Joven Ecuatoriana Naranjal 2007



La Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, Núcleo del Guayas, Extensión Cultural Naranjal y el grupo cultural Buseta de papel invitan al I Festival de Poesía Joven Ecuatoriana Naranjal 2007 que se llevará a cabo en la ciudad de Naranjal los días 2 y 3 de noviembre del presente año.

Los jóvenes poetas leerán sus textos en colegios y parques de la ciudad. Durante el Festival se presentará su segunda Edición de la Antología-Memoria Poética. Muchos de los poetas que participarán son las nuevas y más valiosas realidades literarias de sus respectivas ciudades (Naranjal, Quito, Cuenca, Riobamba, Loja, Guayaquil, Machala, Zaruma, etc.) y del Ecuador entero. Entrada libre a todos los actos.


Primera lectura de poemas e inauguración: viernes 2 de noviembre a las 20:00 en el Salón de Actos del colegio San Esteban.


Marcelo Villa
Christian Arteaga
Víctor Vimos
Samuel Tituaña
Paulina Pantoja
Mercy Carmona
Luis Bravo
Jairo Estacio
Ronald Patiño
Juan P. Mogrovejo


Segunda lectura de poemas: sábado 3 de noviembre, a las 11, en el colegio nacional 15 de octubre.


Enver Carrillo
Alexis Cuzme
Monserrath Carrera
Johanna López S.
Tyrone Maridueña
Carlos Luis Ortiz
Freddy Ayala
Marcela Jima
Jéssica Pin
Jorge Gómez
Franklin Ordóñez
José Núñez del Arco


Tercera lectura de poemas y clausura: sábado 3 de noviembre en el parque central, a las 15:00.


Ana Minga
Miguel Antonio Chávez
Alex Tupiza
Augusto Rodríguez
Rafael Méndez
Cesibel Ochoa
Susan Rocha
Andrea Samaniego
Edison Lasso

lunes, 29 de octubre de 2007

Carlos Vallejo: Premio Nacional Aurelio Espinoza Pólit de Poesía 2007


Hemos recibido la excelente noticia que nuestro buen amigo el poeta Carlos Vallejo (Quito, 1973) es el nuevo Premio Nacional Aurelio Espinoza Pólit de Poesía 2007. Al “Carlitos” (como le decimos sus amigos) lo conocemos desde hace varios años y podemos decir que es una persona de lo más sencilla, alegre, trabajadora, de gran corazón y sobre todo un destacado poeta. Estamos seguros que el libro inédito ganador llamado La orilla transparente es de primera. El premio consistía en la publicación del poemario en la editorial Planeta y 5.000 dólares.

Desde Guayaquil el grupo cultural Buseta de Papel y el equipo (entre ellos el propio Vallejo) que trabaja en la revista guayaquileña El Quirófano se unen en este festejo y buena noticia. Salud y felicitaciones por este premio, estimado poeta. A continuación dos poemas de este autor:

Poesía

Sería aventurado asegurar que alguien existe.

Evoco un espejo entre las sombras:

Soy un pacto fugaz entre el sueño y la rosa.


ALTA ESTÁ LA TORRE construida por el viento:

no alcanzan las manos,

ni hay lugar para la sombra;

qué peldaños la delatan,

dónde el sueño que la forma.

Habrá un rincón entre la niebla,

una voz que nada alcanza,

quizá lejos de la partitura

haya un signo que la ronda.

La princesa está desnuda,

no es de piel, está más lejos:

un lugar que ya no es aire

ni el extremo de la cuerda;

habrá que ascender más alto,

percibir sin la mirada,

palpar nuevamente en las manos

su primera despedida.

Alta está la torre

y el camino se ha perdido,

tendremos que extraviarnos más lejos:

avanzar con otras cartas,

detener al infinito: naufragar por su costado.

Posiblemente algún día,

escondida tras las horas,

la princesa nos encuentre

hechos viento, y nada dentro.

jueves, 25 de octubre de 2007

Los tesoros de la Casa Azul


Por Gabriela Falconí


Ojiperversa, como quien insiste en mirar por el orificio de Etant donnès, el fin de semana volví a sentir el deleite del espía, devorando un libro que había dejado, por respeto a la voluntad de Ella, hace dos años en la gaveta. Con cierto pudor, repasé los documentos recogidos por Raquel Tibol, evitando en todo momento encontrar la censura, aquella en la que Frida pedía al destinatario que rompiera la misiva antes de que otro –otra, yo, ustedes, todos– pudiera leerla. Ventajosamente no encontré la nota o la “olvidé” en los poemas, cartas, recados, confesiones, solicitudes, reflexiones, entre otros textos más elaborados que figuran en Escrituras. Frida Kahlo (2001). Debo confesar que la intensidad preñada en cada letra mantuvo mi pupila dilatada hasta el alba y ahí, como ante la instalación de Marcel Duchamp que he recorrido muchas veces en libros de pintura, me quedé petrificada por la sensibilidad dolorosa que le hace escribir: “estoy empezando a acostumbrarme al sufrimiento”.

Un siglo ha transcurrido desde el natalicio de la gran pintora mexicana y, quizá por ello, en el museo de Coyoacán, que fue el hogar de Frida y Diego, desde julio de este año se puede observar la exposición titulada Los tesoros de la Casa Azul, que exhibe parte de los 22.105 objetos (fotografías, vestidos, corsés, dibujos, bocetos, cartas, libros, etc.) que son el testimonio íntimo de estos dos amantes.

Según Carlos Phillips Olmedo, director general de los tres museos dedicados a ambos artistas en la ciudad de México, Diego le pidió a su madre, Dolores Olmedo, que no se conociera el legado suyo y de Frida por un espacio de 15 años después de su muerte. El plazo se cumplió en 1972, “pero Lola Olmedo, amiga, musa y la mayor coleccionista de la obra de Rivera, decidió postergar la apertura hasta después de su propia muerte, en 2002, porque no sabía qué tan comprometedor podía ser el acervo”. Los objetos nunca salieron de la Casa Azul, estaban guardados en muebles y baúles distribuidos en distintos lugares, muchos de ellos a la vista del público.

¿Qué secretos guardan aquellas paredes?, me pregunto con curiosidad afilada, pues siempre me atrajo leer biografías y hurgar indirectamente en la existencia de seres geniales, no por creer que lo fueran por lo “terrible” de sus vidas –todos tenemos extremos y matices– sino y sobre todo, por aprender que lo fueron a pesar de ello. De ahí que haya vuelto a las páginas escritas por Kahlo y ordenadas meticulosamente por Tibol, a paladearlas con una sorpresa creciente por la pasión expuesta, por la fuerza de una matriz deshecha que pidió a gritos que la quisieran.

Como un disparo de los ojos negros o un latigazo de las trenzas fuego, impacta la confesión de una Frida atormentada por la traición de Diego con su hermana Cristina, que ocasionó entre ellos una separación inevitable:

26 de noviembre de 1934

(…) estoy en tal estado de tristeza, aburrimiento, etcétera, etcétera, que ni un dibujo puedo hacer. La situación con Diego está peor cada día peor (...) Ahora, después de meses de verdadero tormento para mí, perdoné a mi hermana y creí que con esto las cosas cambiarían un poco, pero fue todo lo contrario.

El alejamiento duró dos años, tras los cuales volvieron a casarse. Ella aguantaba las heridas de su cuerpo lacerado que la condenaron a vivir en la cama que fue su mundo y, al mismo tiempo, su cárcel, pero ¿cómo podía soportar el tiempo sin él? En una carta fechada el 23 de julio de 1935, el amor desbordado se muestra sin ningún tapujo, por ser una ofrenda de todo aquello que las intervenciones no iban a tocar:

Por qué seré tan mula y rejega de no entender que las cartas, los líos con enaguas, las profesoras de… inglés, las modelos gitanas, las ayudantes de “buena voluntad”, las discípulas interesadas en el “arte de pintar”, y las “enviadas plenipotenciarias de lejanos lugares”, significan únicamente vaciladas, y que en el fondo tú y yo nos queremos harto, y así pasemos aventuras sinnúmero, cuarteadoras de puertas, mentadas de madre y reclamaciones internacionales, siempre nos querremos. Creo que lo que pasa es que soy un poco bruta y un tanto cuanto zorrilla, pues todas estas cosas han pasado y se han repetido durante siete años que vivimos juntos y todas las rabias que he hecho no me han llevado sino a comprender mejor que te quiero más que a mi propia piel, y que aunque tú no me quieras de igual manera, de todos modos algo me quieres, ¿no? O si no es cierto, siempre me quedará la esperanza de que sea así, y con eso me conformo…

Quiéreme tantito. Te adoro.

Frida

Cómo no ser devorada por la pasión de ella, si la imagino escribiendo cartas, enviando recados, creando poemas para Diego como si estuviera pintando en cada letra aquello que guardan sus cuadros: la dolorosa intensidad de su propia vida. Inútil esfuerzo el tratar de cerrar el libro e irme a dormir, ya la tenía en las retinas como un virus incontrolable que iba pulsando cada nervio y repetía en ellos, con la fuerza de un portazo, “me pintó a mí misma porque estoy a menudo sola y porque soy el tema que mejor conozco”.

Poema

en la saliva.

en el papel.

en el eclipse.

En todas las líneas

en todos los colores

en todos los jarros

en mi pecho

afuera. –adentro

en el tintero – en las dificultades de escribir

en la maravilla de mis ojos – en las últimas

líneas del sol ( el sol no tiene líneas) en

todo. Decir en todo es imbécil y magnífico.

DIEGO en mi orines – Diego en mi boca – en mi

corazón, en mi locura, en mi sueño – en

el papel secante – en la punta de la pluma –

en los lápices – en los paisajes – en la

comida – en el metal – en la imaginación.

en las enfermedades – en las vitrinas –

en sus solapas – en sus ojos – en su boca.

en su mentira.

lunes, 22 de octubre de 2007

Versos de un joven poeta peruano


Paul Guillén (Ica, 1976). Estudió literatura en la Universidad de San Marcos. Publicó los libros de poemas: La muerte del hombre amarrillo (2004, 2005 y 2007) y La transformación de los metales (2005). Realizó la antología 33 poetas del 70 (2005). También, ha publicado ensayos y entrevistas sobre los poetas César Moro, Emilio Adolfo Westphalen, Juan Ojeda, Enrique Verástegui, Jorge Pimentel, Vladimir Herrera, José Morales Saravia, Roberto Echavarren, Oswaldo Roses, Maurizio Medo, Francis Ponge, OULIPO, entre otros. Actualmente, forma parte del consejo editorial de El billar de Lucrecia (México) y dirige, junto a Edgar Saavedra, la revista virtual Sol negro (www.sol-negro.tk).

LA TRANSFORMACIÓN DE LOS METALES


i

Cuadrados eternos circulares

Formas que no puedes tener

pero que presientes la pureza

y cómo desciende a los ojos

una gama de amianto

roquedales exhaustos

de amalgamas

rocas perpetuas

en donde el tiempo

ha grabado el paso de los años

y sientes

que no puedes salir de ese hoyo

y refulgir junto a tu conciencia

en un médano tenuemente delineado

y solo falúas o musgo

te acompañan en tu soledad

es tan extraño

estar debajo de los dioses

y ver pasar los ciclos

y las estaciones

o como prefieras llamar a esta desgracia

ni verdura ni albura verías aquí

ni frescura de rosa de mayo

cuando esperas la hora final

y sientes tus órganos menos pesados

y tu conciencia se expande

y se repliega con anillos formas

y colores novas nebulosas

un olor a vientre materno

y a Virgen

y al primer aire que se transforma

en ausencia de dioses

un mundo acuático

que es el tránsito hacia la rosa negra

un levantamiento de los ojos

hacia dios

y un desfallecimiento

de tu proporción angélica

luego,

uno encuentra

tan abajo

de los dioses

uno encuentra

formas purísimas

arrayanes fuliginosos

y helados

Cuadrados negros desiguales

refulgiendo en tu conciencia

ii

...y el cadalso de los muertos tan arriba de los dioses

sólo marcas de lo que alguna vez fuimos o consumimos

y también llagas hechas para nuestra gloria

¿acaso crees que podrías correr mi misma suerte?

cuando se es inconstante se puede esperar la muerte acurrucado en su prisión

y no respirar volver atrás

y darse cuenta del final

pero es el retorno el que aleja esas tristes emociones

tan añejas del suelo

y mis dedos sienten la dureza de la piedra

y solo respondo

por los otros presos

por sus orbitas desorbitadas

que giran

más que una aureola boreal

Hijo del Cosmos

dinos si en verdad habitas aquí

o si tal vez para nada oramos en tu nombre

o si tal vez no perdemos la esperanza

de ver algún día un hilillo de luz tan tenue

que nos haga imaginar la vía láctea —una nebulosa dirías

pero acaso es cierto todo esto

¿cómo podría saberlo?

y me llago en albricias

pues el espanto arremete férreamente contra mí

y no hay estulticia que aguante mis llagas

porque podrías haber curado tus heridas

pero has preferido vivir y pensar en el Hijo y en Tu Madre

Principia ethica

las leyes de la mente son equidistantes al acimut más áureo del sol Barbaroi fue el vestigio de la urbe silente & los mares juntos sin raptos y sin Palinuro —no ritos órficos— sin la creencia absurda del descenso rompes todo concepto de velocidad odio cuerpo que no sientes tus escamas que es como fundar una nueva ciencia de la percepción que pretenda borrar los contornos corporales & el miedo fluido hacia el summum bonum el arcontado de todos los momentos siderales & estomacales y ése debería ser el mayor placer tantas rimas que producen el zumbido trovadoresco semejante a la cola de un cometa o a los labios de la dolce vitta invención de un serventesio o un nomo ir por las calles tristes de La Colmena durante la noche y conversar de los Katharos & las mejores putas Languedoc fue un paraíso de los ebúrneos cielos su tramo final no impele a que algún albigense se extravíe en sus contornos si estoy muerto en Milán, mi cama es menos trágica que las serpientes del mío aire muerto totalmente menesterosos y llenos de enfermedades nos disponemos a emprender la travesía hacia el punto de la rueda los reinos de

Aquitania & Cnosos confían en nosotros mecenas & hedonismo/ orgías

sí,

tal vez pasadas las centurias nuestros pliegos sean la comprobación del conocimiento fragmentario del cielo como una cabeza derruida estalactitas de por medio salitre resinoso más que un aborto en la sementera del aquelarre pórtico de un eón más vital que los pies de una japonesa vale más que mil palabras/ todas. no se escribe se inscribe sin poema ni poeta y tan siquiera poesía bardo de barba blanca sin noción del reflexiólogo que habita en ti y de la posición equidistante del cerebelo con Aurora Borealis daguerrotipo cruzado al oriente & occidente como si nada hubiera cambiado y el precio de la moneda sería menor que el placer ansiamos:

Vuelta y no final

Ninguna gota queda ya del mar

Aquí empieza el canto nada eterno

y la Historia que oscila entre la mente y el motor

Nada eterno como el mundo mi Artificio

Así desnudos los ebrios los inmortales

recogen con sus manos este mundo el pequeño el grande

Un punto sin espacio

para el Ying y el Yang

El yo esencial se abre paso

entre el instinto y el noúmeno

Así este mundo permanece el pequeño el grande el yo esencial

y fue en la batalla cuando escuchamos la humanidad las ruedas oxidadas de la máquina los jeroglíficos extraviados del nonato la música acuática del alcohol los signos para los reales fuegos de artificio en esta galaxia o en cualquier otra Marco Valerio fue el proscriptor más moderno & rústico de las antiguallas creó un método que acaba con el dolor & el arrepentimiento & los celos conocido en las cortes como reflexión difusa y en los monasterios como la tortura del cazador que consiste en amarrar las manos al cubilete, sacar el corazón y arrojarlo a las aves de presa perceptible por otros medios y también por los de la ponzoña: Apolónida, querido guerrero, insulta!


(De La Transformación de Los Metales)


jueves, 18 de octubre de 2007

El Humor después del Humor: prólogo para una antología



Por
Miguel Antonio Chávez y Augusto Rodríguez


Haciendo un recuento sobre los orígenes del humor, Sara Irwin, en su antología "El cuento de Humor Inglés" (Need Ediciones. Buenos Aires, 1999) explica que antiguamente se definía humor "a cualquiera de los cuatros fluidos que componían la constitución del cuerpo y que determinaban, gracias a su proporción, el temperamento de una persona". Aquellos fluidos se referían a la sangre, la cólera, la flema, la melancolía, los -por entonces atribuidos- "causantes" de las enfermedades de los hombres. Con el transcurso del tiempo, continúa Irwin, "el humor llegó a ser sinónimo de capricho (como cuando se habla de "los humores del viento") y también, por extensión, la frase "sentido del humor" pasó a definir esa facultad mental que permite descubrir, expresar o apreciar lo ridículo o lo incongruente, lo contradictorio, lo cómico y lo absurdo". Esto es, una forma de percepción de la realidad aprehendida a través de la mente que, además del puro hecho de divertir, podía emplearse para satirizar o criticar aspectos de la sociedad.

El dramaturgo Luigi Pirandello en su ensayo "El humorismo" (1920), ya señalaba sin embargo lo difícil que ha sido definir el humorismo debido a que ha tenido infinitas variedades, según las naciones, los tiempos, los ingenios, y el de Rebelais y de Merlin Coccajo no es el mismo que el de Sterne o Swift. De todos modos Pirandello logra discurrir que el humorismo consiste "en un sentimiento de lo contrario, provocado por la especial actividad de la reflexión que no se oculta, que no se convierte, como generalmente en el arte, en una forma de sentimiento, sino en su contrario, aun siguiendo paso a paso el sentimiento como la sombra sigue al cuerpo". Asegura que el artista ordinario se fija solo en el cuerpo: mientras que el humorista se fija en el cuerpo y en la sombra, y a veces más en esta que en aquella.


Hablando ya en el contexto de la literatura escrita en nuestro país, ¿cuántas veces hemos escuchado decir de que es aburrida, parca, solemne y carente de humor? Este libro pretende mostrar la otra cara de la moneda; es decir una parte de nuestra más reciente literatura donde a través de los poemas y de los microrrelatos de varios autores a lo largo y ancho del país podemos leer y escuchar al humor en toda su expresión. Hay de todo: humor clásico, ironía, sátira, parodias, sardonismo, humor negro, etc. Sin embargo, más allá de las clasificaciones y tecnicismos, prima un humor como actitud frente a la literatura y a la vida misma. Por ello algunos autores incluidos no "hacen reír" en el sentido estricto de la palabra, sino que producen mas bien los efectos colaterales de las ya mencionadas ironía o sátira, sensaciones de que en el fondo el humor es la otra cara de la tragedia, como el mismo Woody Allen ha señalado en ocasiones.

El escritor peruano Fernando Iwasaki nos dice lo siguiente en el prólogo del Libro del mal amor: "¿Y el humor es autoayuda o literatura?, se preguntan los profundos y los solemnes. En la égloga octava de Virgilio hay un verso memorable que es ambas cosas: Mopso Nysa datur: quid non speremus amantes? (“Si Nisa va a casarse con Mopso, ¿hay algo que los amantes no podamos esperar?”)… Para nosotros solo es literatura, pero para todos los que se quedaron con las ganas de casarse con Nisa, aquel verso de Virgilio fue la mejor autoayuda. Aunque -ojo al manojo- si Mopso no era guapo, ni rico, ni interesante; seguro que al menos haría reír a Nisa".

Esta pequeña y breve antología poética-narrativa nació con motivo de la celebración de la Semana de la Lectura que organiza cada año la Alianza Francesa de Guayaquil. Y con motivo de esta fiesta se ha propuesto este libro de textos breves y de humor; perfectos para una lectura fresca, dinámica y divertida. Esperamos que los lectores disfruten este libro tanto como nosotros hemos disfrutado creándolo. Esta antología quiere ser una declaración de humor: porque mientras haya risa, nos enseña la vida, habrá esperanza.

lunes, 15 de octubre de 2007

Cuando los demonios cabalgan sobre un dinosaurio ebrio


Por Alexis Cuzme


“Augusto Rodríguez es un poeta ecuatoriano para leer de mañana, como un café fuerte que nos deja levitando todo el día” dice el escritor Antonio Skármeta en la contraportada del libro Cantos contra un dinosaurio ebrio (La Garúa, 2007), y acierta en lo que sustenta, porque la poesía de Rodríguez son agujas oxidadas -con la muerte colgando en todas partes- incrustándose desde las retinas hasta las entrañas del lector. Una obra radical -sobre todo si nos lastima desde la construcción a la que acude en cada poema, tanto más en la enfermiza temática que el autor se ha empecinado en llevar y cantar hasta los extremos-, que no contradice en ningún momento su personalidad creadora conservada desde sus anteriores poemarios.

Poesía no acta para intelectuales ni académicos encorbatados atrapados en sus laberintos prejuiciosos, menos para viejas encopetadas de “sociedad” (aquellas que creen que un poema sin amor no es poema). Se trata de una poesía sencilla en su construcción -casi sin filtro y esto es para tomar en cuenta-, pero compleja en su sensibilidad; así como los death metaleros hallan belleza en las canciones de Cannibal Corpse (en las aceleradas guitarras, batería destructiva y una voz gutural que parece achicharrar el cerebro en cada palabra) asimismo funciona este libro, atrayéndonos morbosamente hasta encontrarnos frente a versos que atrapan:



Los cuerpos son pequeños grabados
o bocetos ingenuos
de Dios

Él nos hace volar por el papel
con su pincel

Pero Dios
ya se fue

Y se niega a terminar
lo arruinado.
(Bocetos ingenuos, Pág. 40)


Más allá de la desesperación que el autor descubre en poemas donde la reminiscencia por el tiempo consumido y las vidas arrancadas de este mundo, está el hoyo de la infancia: el inhóspito sitio donde sus lamentos cobran intensidad y sus versos logran figuras tormentosas para las pupilas enfrentadas.



mi nacimiento
fue de carácter erróneo

lo que los comunes
llaman felicidad
yo no la viví
ni la gocé
(Yo no inventé nada, Pág. 37)


a veces mi infancia
me somete
(Prometo no escapar, Pág. 39)


Los muertos duermen, descansan en sus guaridas,
con hambre se vuelven cazadores violentos.

Solo sé que beberé mi infancia
y desapareceré ante los millones de ojos
de buitres de esta ciudad.
(Beberé mi infancia, Pág. 61)



Si bien Rodríguez mantiene su voz poética, la que ha venido puliendo desde sus anteriores poemarios, también es cierto que en esta nueva obra se nota mayor influencia de otros poetas (Leopoldo María Panero es uno de los más evidentes), que al igual que él, desencajan de la poesía convencional, rechazando a fuerza de un lenguaje agresivo y figuras chocantes el espacio literario. La recurrencia del tema paternalista tiene peso en el libro, así el padre se vuelve esa herida sufrible que el autor expulsa en cada canto (con ira y vaga ternura de trasfondo).



Padre:
ya no quiero seguir copulando
con los muertos

ya no quiero encontrarme en mis pesadillas
con tu rostro moribundo

ya no quiero amar a mamá
ni usar tus corbatas y calzoncillos
sin tu aprobación de varón

sé que mi puñal te asesinó;
pero padre era necesario

tenía celos y envidia de ti

y bastante tengo con ser yo,
para todavía tener que cargar tu pesada cruz.
(Oración a un padre que ha fracasado, Pág. 46)


Todos los relojes dan la misma hora
y retroceden el tiempo,
cuando mi padre no era mi padre
y simplemente era un hombre
lleno de energía
que se abría paso ante esta vida.
(Mi padre, Pág. 57)


Poemario áspero y terriblemente enloquecedor, no solo para leer de mañana, sino de noche, cuando los cadáveres han acudido al sueño para desconectarse de la realidad, y la soledad se vuelve más insoportable: a la medida de estos cantos que nos dejarán levitando toda la madrugada.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Versos de un joven poeta peruano


Roy Dávatoc. Resido en Lima, Perú, pero no recuerdan cuando nací exactamente –ni mes ni fecha- y dicen que fue en el año 1981 entre los meses Abril-Mayo- cerca de un convento en un lejano pueblito de Perú, en el norte -Jaén-Cajamarca-. Siempre me gustó jugar con las palabras y me animo a escribir –volcadamente- hace unos meses. Apenas he concursado una vez y no he ganado. Participo en foros virtuales y trabajo actualmente un poemario llamado "El hígado y el lápiz de Prometeo" con la colaboración de un poeta mexicano, Juan Carlos Mejía Córdoba.

X
28-ago-2007 12:44


Si abriera su puño
dejaría de parir la tierra
sus retoños de carne,
y nuestra tragedia
se bebería en una copa
con un vino agriamente dulce.

Es por eso hombres de goma
aprendamos a tallar

-solos-

la piedra con luz bajo las sombras
porque de las manos

-adiestradas y hambrientas aún-

brotará el pan
para matar el hambre
y coger un palo
para azotar el arroz.

Déjame que te cuente
18-ago-2007 18:17


Hablar de Lima;
es anunciar blancas mañanas

-llenas de humo-

de anuncios breves en callejones
sobre luces de neón,
es caminar entre piedras,
arbustos,
troncos;

es darse prisa
y pasear con avispas.

Es ver los despidos masivos
para reestructurar el alma
y vestirse con cualquier trapo
para ser un poco más fashion.

Hablar de Lima;

-simplemente-

es declararte asesino de ti mismo.

Dulce Soledad
02-ago-2007 17:08

Gracias Bernardo Rafael Álvarez.

Noche;
tu boca tiene prisioneras
todas mis formas de amarla,
todos mis sueños de carey,
toda su geometría traslúcida
cubriendo de estaciones la pared.

Noche;
aquí al filo de mi mesa
dame un sedante con su olor,

-una mezcla de rosas y nardos-

para que el otoño
no sea violentado en un minuto;
para que mi sangre
sea continuamente instantánea;

para que su nombre sea el mío
y nuestro pedazo de pan
siempre la canción más pura
y su mundo eternamente plano.

lunes, 8 de octubre de 2007

BRUTAL…, COMO EL RASGAR DE UN FÓSFORO!!!!!


II ENCUENTRO NACIONAL DE TALLERES, GRUPOS LITERARIOS Y ESCRITORES JÓVENES “GUSTAVO GARZÓN”


SEMANA DEL 19 AL 23 DE NOVIEMBRE DE 2007


CASA DE LA CULTURA ECUATORIANA
QUITO-ECUADOR

LOS TALLERES DE LA CASA DE LA CULTURA ECUATORIANA, LA.KBZUHELA, ULTIMÁTUM Y BABEL, ESTAMOS PREPARANDO UN EVENTO PARA UNIR LOS LAZOS LITERARIOS DE LOS ESCRITORES JÓVENES DE TODO EL PAÍS. EN ESTOS ÚLTIMOS AÑOS HEMOS NOTADO LA PARTICIPACIÓN DE LOS ESCRITORES A TRAVÉS DE GRUPOS Y TALLERES QUE HAN APORTADO DE MANERA SEDUCTORA A LA NUEVA VOZ DE ESTA GENERACIÓN…CON EL OBJETO DE CIMENTAR ESA VOZ PARA QUE TRASCIENDA MAS ALLÁ DE LA SIMPLICIDAD DE LOS ACTOS, LOS GRUPOS LITERARIOS QUE INTEGRAMOS LOS TALLERES DE LA CASA DE LA CULTURA RECIBIREMOS COMO ANFITRIONES A TODOS LOS ESCRITORES QUE SE DEN CITA EN ESTE ENCUENTRO. LA INVITACIÓN YA ESTA LANZADA, LES ENVIAMOS UN ABRAZO FRATERNO Y LA POSIBILIDAD DE COMPARTIR LA PALABRA EN ESTE ENCUENTRO.

ATT.

TALLERES LITERARIOS DE LA CASA DE LA CULTURA

jueves, 4 de octubre de 2007

Versos de un joven poeta italiano radicado en Moscú

Alessandro Zocca (born in Italy, 1978. Living in Moscow since 2002) Graduation in Foreign Languages and Literatures (Russian and Portuguese), Padova, Italy. Books: -“Di Marte, di Venere e d’altri Pianeti” (Italy, 2005). Journals and Reviews: GRADIVA - International Journal of Italian Poetry” (USA, New York, issue 25, Spring 2004), “REVUELTA” (Mexico, Universidad de Las Americas, Puebla, 4/2006). “CUADERNOS DEL MATEMATICO” (Spain, Getafe, 38/2007) -“DIVERSOS” (Portugal, Aguas Santas, 11/2007). And several Italian reviews. My translations to Italian: Irina Ermakova and Aleksey Alekhin – reviewLA CLESSIDRA” (Italy, 1/2007) Stela do Patrocinio – review “LA MOSCA DI MILANO” (Italy, issue 17)


ADAMASTOR


Nunca más ningún puerto.

Nunca más tierra firme.

Nunca más isla ni continente.

Venimos a arrancar el oro de tus dientes,

embarrar tu nombre,

robar el relámpago de tu alma

…matarte y hacernos matar…

Finis Térrae, Finis Térrea

Somos el tabaco encendido

en el leño que rasga

mezclas de hidrogeno-oxígeno,

el cabestrante tenso, el astrolabio mentiroso

el timonero y su timón ( insubordinados)

el abismo en el vientre de краснофлотец

Finis Térrae, Finis Térrae

Dando el salto en el vórtice resplandeciente

de tu furia mezcalina

gozando del vértigo en el hilo de una lámina…

Y como un milagro esperado

el milagro se cumple:

sobre la luna una hecatombe de cascos.

Bajo la luna, hilo de agua,

perfecto como un palíndromo,

el encanto nuclear de Su mirada.

CIUDAD EN LLAMAS


Pero recuerda al cuervo

que orgulloso dardea

la vista de muerte veloz

y la muchedumbre gigante

que por lo bajo se arrastra

con turbia sospecha

en tu demora .

El ojo que sigue

a la ciudad en llamas.

Pero la mirada destiñe,

y la mano decolora

lo que el oráculo señala

con estruendo de palabras.

NOCHE OSCILANTE

La noche navega como un histrión, santidad de sus juegos
y de sus fines.

Santidad de humeantes candores, de sus clones sonoros.

Santidad de brillantes lenguajes y de templos neuróticos.

Santidad de interferencia de alas que rompen corazones niños.

Santidad de estaciones y de hielos.

Luz que no ha estallado en las sienes del Señor.

Antiguos siervos Percepciones Sabidurías

La noche navega como un histrión, santidad de sus juegos
y de sus fines.

Traducción de Susana Giraudo

lunes, 1 de octubre de 2007

Versos de una joven poeta chilena


Mili Valdés. Nació en la localidad de San Pablo, X región, Chile. Actualmente con 22 años. Ha participado de proyectos poéticos, recitales de poesía y sus trabajos se incluyen en la antología "Intramuros" en el 2005. Actualmente es estudiante de trabajo social de la Universidad Central de Chile. Y miembro del grupo de gestión cultural, "Cultura a la Vena".

FORMAS DE AMARTE

Tenme aquí,
entreabierta.
Con un mapa- clítoris
que despega desde el sueño.
A pocos pasos,
estaremos vientre y útero
desfalleciendo por ti.
Mi mano y la secuencia
orgásmica que se disuelve
en parafragmentos.

No temas, amor
de friccionar hasta el fuego
de inyectar sobre las heridas
un doble espectáculo circular.
Porque dejadas las ciegas células
aprendo de un lenguaje absurdo y doloroso.

Comemos fondos de mundo,
ciudades elípticas.
Cuando ardemos,
destinamos las ganas del llanto
sobre la terrible memoria solitaria
poseídos abruptamente por el desplome
anticiclico.

Sorteamos certezas
y no es azar.

Algo incrusta sobre nosotros,
apoderándose del silencio.

Me corto de amor
me ciego,
como una puta diestra
que aprende a escribir sutura.

VOLCÁNICA

Hoy soy menos volcánica.
La rigidez me inmaterializa.
Dejo caer sobre mí la probabilidad
de emerger sobre la debilidad.
De rasgar las heridas,
profundamente sobre la ceniza.
Es una lastima,
que me solicites hoy,
cuando estoy menos oportuna.
Menos gata.
Mas actriz.
Hoy, que me enfermo por ser inocente
que ruge la voz solitaria,
dentro de la cerradura.

Tengo ganas de huir
de tragar el síntoma.
De espaciarme sobre el aire
con la cobardía.

Hasta que vuelvas,
perseguiré tu forma ambigua.
Las palabras nauseabundas,
las que hieren desbordadas
las que no cicatrizan.
Fingiré una voz,
para hablar de amor.
Sonrisas infiltradas,
dentro del espejo.

Porque,
desde tu realidad quiero partirme honda
hoy, quiero neutralizar la boca hundida
destruirme con el temor,
para no sentir que el adentro,
te mata con la furia del descaro
sin naufragar.

DEVASTACIONES

Persistiré en una finitud
ciegamente
Como una mujer infantil,
convulsionada por el apetito.

Aterrador pensar que te tengo
como una barra ligera entre mis vacíos,
en mi liviandad.
Aunque no sean tus ojos,
la multitud y la espera de la locura.
En lo aéreo,
mis devastaciones,
te harán el amor como una línea gruesa,
en papel couche.

Rimel... llanto.
Criminalidad. Búsqueda…

Espero por Dios, entonces
que no sean,
tus ojos ahora,
la excusa para herirme.
Para retratarme.

GEOGRÁFICA

Ya no quiero que tu cuerpo insomne,
de madrugada
B
a
j
e
sobre mi cadáver.
Norte, sur, este o este: Centro.
Se dibuje con tus puntos cardinales.
Quiero borrar mi mapa,
dentro del murmullo.
(Porque te pienso, si)
Como un hemisferio ecuatoriano.
Justo en mitad de mi ombligo, corazón.
Justo en mitad,
de tus dedos a punto de hacerme agua.
Me sumaba como dolor temblor,
me asotaba como marea.