Ir al contenido principal

Luis Perico Ortiz: De Pablo Casals a la salsa

Por Fernando Iturburu
State University of New York en Plattsburgh

(Esta va para el barrio, la gente del Cabo Rojeño, Kukuku y el (ex)gordo Nieto)



La música salsa tiene una historia tan antigua como las fuentes que la nutren, que vienen de la lejana África, de los indios taínos y de los andaluces. Incluida en lo que podemos llamar ahora parte de la música urbana, en sus primeros años fue percibida como marginal por el gusto oficial. Sin embargo, entre los músicos de este género se encontraba gente con una alta preparación y disciplina profesional. Uno de ellos es Luis Perico Ortiz (Santurce, Puerto Rico, 26 de diciembre de 1949), quien accedió amablemente a respondernos un cuestionario. Estas preguntas buscan contribuir al estudio y divulgación del género, tratando de ir más allá del tradicional resumen biográfico.


Como uno de los grandes artistas de la música salsa, Ortiz dio con su trompeta un sonido altamente estilizado y, como otros de sus compañeros de trabajo, desarrolló una alta sofisticación instrumental e inspiración personal durante los 70, la Edad de Oro de la salsa. Estudió música desde los cinco años, luego pasó a la Escuela Libre de Música, El Conservatorio de Música, y la Universidad de Puerto Rico. A los dieciocho años, su maestro, el gran cellista Pablo Casals, lo invitó a tocar como solista en Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.


En los 70, trabajó también como arreglista, compositor y productor para artistas como Tito Puente, Machito, Mongo Santamaría, Tito Rodríguez, Fania All Stars, Johnny Pacheco, Tommy Olivencia. Como todo legítimo artista, Luis Perico Ortiz jamás se limitó al universo musical de la salsa y llegó para quedarse en el jazz latino y el bolero. Colaboró también con artistas como David Bowie, Toni Bennett, Paul Anka, Sammy Davis Jr, Barry Manilow, entre otros. Además, incursionó en la producción de comerciales. En la misma década recibió varios premios como mejor trompetista del año.


De sus viejos éxitos se recuerdan las producciones de los discos One of a Kind, El Astro Canta, My Own Image. De la producción más moderna, Café con leche y dos de azúcar, y Emociones. En el 2000, Ortiz saca Jamming, que incluye colaboraciones con varios músicos consagrados de la música salsa, como Bobby Valentín, Papo Lucca, y Elías López, éste último, también trompetista de la Fania. Innumerables son sus acompañamientos a otros artistas, como Andy Montañez, Ray Barreto y Oscar De León. De sus éxitos más sonados baste citar las canciones De patitas, Se llora y llora, Sentimiento de un jibarito, Julián del Valle y, junto a Cheo Feliciano, Canta, una pieza antológica por varias razones, incluida en el disco The Singer de Cheo. En el 2004 aparece Déjalo entrar, que nos lleva nuevamente al sonido de la salsa que lo consagró.


Fieles al principio de que el arte y toda producción cultural es resultado de varias expresiones, sentimientos, pasiones y fuerzas sociales y personales que devienen en una materialidad históricamente producida, queremos burlarnos de la ingenua visión que separa el oficio literario del musical, la escritura de letras de canciones de la de poesía, a los escritores de los músicos. De esta manera, estamos seguros, contribuimos a crear una comunidad imaginaria de productores culturales más realista y acorde a nuestros tiempos. Sea la palabra de Luis Perico Ortiz parte de esta empresa.


ENTREVISTA

FI: En tus años de adolescencia y de estudios formales de música en conservatorios tuviste la oportunidad de conocer a Pablo Casals. ¿Quiénes fueron los compositores clásicos de tu formación?

LPO: Casals fue mi director y tuve la oportunidad de hablar con él sobre nuestra cultura. [Mis compositores de formación fueron] Bach, Beethoven, Purcel & Hyden.

FI: Has producido, interpretado y compuesto música que va de la salsa al Latin Jazz, arreglos para célebres artistas anglosajones. ¿Piensas que el universo musical es uno solo o piensas que un artista debe abrirse a otros universos expresivos?

LPO: Diste en el clavo. Esa precisamente es mi filosofia.

FI: ¿Qué es la música salsa para ti?

LPO: La máxima exposición del sentimiento de un pueblo.

FI: ¿Cómo ves el desarrollo de la salsa en los 70, el auge de la salsaromántica en los 80, y el interés, desde los 90 hasta hoy, por lo hecho en los 70?

LPO: El desarrollo de la salsa durante los 70 obedece al recibimiento de la música cubana con la expresión e interpretación de Puerto Rico & Nueva York, a través de sus propia realidad cultural, política, social. El auge de la salsa de los 80 obedece a nuevas propuestas, con visión diferente. Dirigido el enfoque al cantante, el romanticismo y los "looks." Lo establecido en los 70's SIEMPRE VA A PREVALECER pues es la mata del "son urbano."

FI: Luego de ser internacionalizada, la salsa se establece como un género popular. Sin embargo, los seguidores y la fuerza expresiva de los nuevos salseros, están a mucha distancia del nivel artístico de los 70. ¿Por qué?

LPO: Han querido convertir la salsa en un producto y eso no prevalece.

FI: ¿Cuál crees que el destino de la música salsa?

LPO: Seguirá teniendo nuevas y refrescantes propuestas pero SIEMPRE PREVALECERA....LA RAIZ.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los muertos siempre regresan del escritor Augusto Rodríguez

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

La poesía de Rodrigo Pesántez Rodas

Hacer pocos días en la ciudad de Quito, se presentó en la colección Poesía Junta (CCE, 2008) la antología del poeta, catedrático, ensayista y difusor cultural Rodrigo Pesántez Rodas (Azogues, provincia del Cañar 1937) Es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Guayaquil donde ejerce la cátedra de Estilística y Literatura Ecuatoriana en la Facultad de Letras. Ha dictado cursos sobre literatura en prestigiosas Universidades Norteamericanas. Ha publicado: El espantajo y el río, Jugando a la pájara pinta, Los silencios del bosque, Atando cabos, Viñas de Orfeo, entre otros libros. Su obra poética es a ratos desconocida, pero sin duda, merece ser más leída y difundida a nivel nacional.


La dulce furia

A veces tengo ganas
de que cruces a pie
mi sangre.
Que dejes en la orilla
tu ropa y la vergüenza.
Que te sumerjas
desnuda
hasta tocarme
el hueso
y el aliento.
Que te bañes así,
cojas mis peces
y en el ombligo lleves
como un collar
la furia
de mis dientes.


Indisciplina

Con este mismo cráneo
que se viste …