Ir al contenido principal

La poesía está de luto*


Por Siomara España

Han pasado ya varios días desde que recibí la infausta noticia y aún me es imposible reponerme de su muerte. Es apenas una Niña decía yo, una Nenita dijo Carmen Váscones, pero a pesar de serlo, se fue, se fue llevando todo su dolor a cuestas y dejando un vacío en decenas de corazones saturados de mil preguntas fracasadas.

Talentosa, talentosa sí, algunos lo entenderán tarde - siempre sucede- pero esas almas que pasan como un soplo, como un halo de luz son casi siempre imposibles de entender en toda su magnificencia.

Carolina Patiño se fue dejado huellas, pocas pero al fin y al cabo hondas huellas; con su existencia y su trabajo poético, apenas un libro, pero segura estoy que vendrán un par mas, libros póstumos, que quienes la quisimos, sentimos y conocimos estamos en la obligación de llevar a la luz.

Un día martes hace 88 años se dijo: Ha muerto Medardo Ángel Silva uno de los más jóvenes poetas guayaquileños (22 años) Ahora los poetas guayaquileños decimos: un día martes ha muerto la más joven poeta guayaquileña: Carolina Patiño Dueñas (20 años). Nos queda de recuerdo: su risa, sus ojos tristes, su fragilidad azul de mariposa, y el desconsuelo en el alma por no haber dado más, por no haber sido más. Nos regalo su corta vida… nos anticipó su muerte.

A UNA MARIPOSA

Te fuiste tan temprano
descalza entre las sombras
te has ido sin remedios
sin pastillas o doctores.
Te declaraste libre
con tu rostro azul de mariposa
y te fugaste una tarde
a bailar sobre tarimas de luciérnagas
a trovar con las estrellas
y a contarle historias a la luna.

Siomara España


*(Cortesía del grupo guayaquileño Re-verso)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los muertos siempre regresan del escritor Augusto Rodríguez

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

El Apocalipsis (todo incluido) de Juan Villoro

La poesía de Rodrigo Pesántez Rodas

Hacer pocos días en la ciudad de Quito, se presentó en la colección Poesía Junta (CCE, 2008) la antología del poeta, catedrático, ensayista y difusor cultural Rodrigo Pesántez Rodas (Azogues, provincia del Cañar 1937) Es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Guayaquil donde ejerce la cátedra de Estilística y Literatura Ecuatoriana en la Facultad de Letras. Ha dictado cursos sobre literatura en prestigiosas Universidades Norteamericanas. Ha publicado: El espantajo y el río, Jugando a la pájara pinta, Los silencios del bosque, Atando cabos, Viñas de Orfeo, entre otros libros. Su obra poética es a ratos desconocida, pero sin duda, merece ser más leída y difundida a nivel nacional.


La dulce furia

A veces tengo ganas
de que cruces a pie
mi sangre.
Que dejes en la orilla
tu ropa y la vergüenza.
Que te sumerjas
desnuda
hasta tocarme
el hueso
y el aliento.
Que te bañes así,
cojas mis peces
y en el ombligo lleves
como un collar
la furia
de mis dientes.


Indisciplina

Con este mismo cráneo
que se viste …