jueves, 5 de junio de 2008

Goma de mascar de Rafael Courtoisie


Lengua de Trapo, 2008. Colección Nueva Biblioteca, 145


1. AUTOR

Rafael Courtoisie es uno de los escritores uruguayos de mayor reconocimiento internacional. Su novela Santo remedio (Lengua de Trapo, 2006) ha sido elegida por las editoriales españolas y la Fundación Lara como una de las seis mejores novelas publicadas en español durante 2006. Su libro Cadáveres exquisitos fue Premio de la Crítica. Su novela Vida de Perro obtuvo el Premio Nacional de Narrativa del Ministerio de Cultura del Uruguay y fue nominada al Premio Rómulo Gallegos, de Venezuela. Tajos y Caras extrañas son sus anteriores novelas publicadas en España. Ha recibido, entre otros, el Premio Fundación Loewe de Poesía (España, Editorial Visor, jurado presidido por Octavio Paz), el Premio Plural (México, jurado presidido por Juan Gelman), el Premio de Poesía del Ministerio de Cultura del Uruguay, el Premio Internacional Jaime Sabines (México) y el Premio Blas de Otero (España). Parte de su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, rumano y turco, entre otros idiomas. Goma de mascar es su cuarta obra en Lengua de Trapo.

2. OBRA

La literatura al servicio del asesinato, el asesinato al servicio del ego, el ego hecho pedazos a los pies del lector.

Kate, una joven, lasciva y talentosa estudiante de Economía de la Universidad de Sappy City, aparece asesinada justo después de sacar a la luz un brillante proyecto de reciclaje de goma de mascar. Entre los sospechosos, dos poetas de fama internacional, candidatos al Premio Nobel y distinguidos profesores: Joseph Rabbit y José Asunción Valenzuela. La investigación del crimen recae en el teniente Carson, un alcohólico inveterado, ingenioso y bonachón, y en su ayudante, el sargento Merril, un homosexual de «closet» inteligente y ético. A medida que van saliendo a la luz las pequeñas miserias de todos los implicados, en la apacible Sappy City se suceden crímenes y acciones violentas protagonizadas por una variada galería de personajes: un estudiante y jugador de fútbol americano guapo y estúpido, una asesina profesional contratada por una de las grandes empresas que manejan el negocio de la goma de mascar y los neumáticos, un primo de Rabbit vinculado con la mafia rusa, y otros tantos.

La narración se desenvuelve en la clave de humor, ironía y precisión a que nos tiene acostumbrados Rafael Courtoisie. A esto se añaden además buenas dosis de mala uva que alegrarán el día al lector más reticente. Novela erótica, tanática y de suspense desarrollada en una prosa ágil y deslumbrante, Goma de mascar es un thriller desternillante. Un verdadero placer.

«En la obra de Courtoisie se destacan la gran precisión y a la vez una sorprendente libertad en el manejo del lenguaje» (Octavio Paz).


3. TEST DE TRAPO

Mi vida
«Mi infancia son recuerdos de un patio de Montevideo y un huerto claro donde madura el limonero. Los limones maduraron y cayeron. Nadie los levantó. La tierra se puso agria, ácida. Para olvidar el asunto me puse a escribir. “La respuesta es la tristeza de la pregunta”, dijo, sabio, Fernando Pessoa. Prefiero conservar la alegría».

Lo que pienso de la Literatura
«Una forma insuperada de disfrutable realidad virtual. Una de las mejores maneras de entender y gozar el mundo en muchas vidas, paisajes y épocas, a bajo costo, sin tener que moverse de su hogar, y sin renunciar a pensar...».

Mis proyectos
«A la hora de escribir esto estoy en el Midwest de Estados Unidos, acabo de regresar de Chicago, donde comprobé que el fantasma de Al Capone es tan solo un invento turístico, mientras los gánsters ocupan distinguidas posiciones y están más vivos que el demonio. No puedo revelar mis proyectos: el sheriff está mirando».


4. ALGUNAS PREGUNTAS AL AUTOR

Numerosos escritores y pensadores han sostenido la hipótesis de que un contexto político hostil o frustrante es capaz de determinar las esferas más íntimas del individuo, como son su relación con la vida y la muerte, con sus seres queridos o con la sexualidad. ¿Puede decirse que tu novela comparte esta hipótesis en algún sentido?
Un escritor con ganas escribe casi bajo cualquier circunstancia, pero el contexto hostil pone en funcionamiento mecanismos de creación relacionados con lo más profundo, con lo subconsciente, instinto sexual e instinto de muerte incluidos. Mi novela tiene que ver con esa hipótesis y con la posible respuesta que la narrativa puede dar a un mundo que a veces parece irse, con cierta solemnidad y gracejo, a la mismísima mierda.

Tanto por el manejo de buenas dosis de ironía, como en lo desmesurado o absurdo de ciertas situaciones, se percibe cierto influjo de Kafka en tu novela. ¿Consideras que gran parte de nuestro mundo es esencialmente kafkiano?
Kafka es un tío bueno que está presente en los lugares donde suelo escribir, por eso trato de evitar el uso excesivo de insecticida. Pero aunque suene soberbio este mundo ya es extra kafkiano, en unos años Kafka se leerá, como los relatos de Andersen, a los niños más pequeños. La única forma de enfrentar esta Aldea Global o Glocal es con humor y un universalismo irónico, con una rabia alegre pero jamás resignada. God save Kafka!!

La humanidad siempre ha sido violenta. ¿Crees que nuestra época tiene maneras más sutiles o esencialmente distintas de vivir la violencia?
Siempre hubo violencia, pero la sutilización de la violencia es un producto de la casi fenecida postmodernidad y del extraordinario desarrollo de los mass media. La postmodernidad empieza con la caída del muro de Berlín y termina, simbólicamente hablando, con la caída de las Twin Towers... Las torres son derribadas con tecnología de la edad de piedra, mientras que en la sociedad informática se derrumban torres conceptuales...


5. LA CRÍTICA HA DICHO

De Santo remedio (Lengua de Trapo 2006):

«Rafael Courtoisie es una de las más destacadas figuras de la narrativa en lengua española. Poeta, narrador, cronista y crítico literario, ha obtenido el reconocimiento de la crítica internacional por saber afinar una poética del discurso, estableciendo distintos niveles de organización del espacio literario. Por un lado, la realidad fundante del texto; por otro, la ficción, el sueño, las fantasías. Alejado del realismo sucio, tan de moda entre sus contemporáneos, Courtoisie escribe sobre escribir». (Consuelo Triviño, ABCD).

«Courtoisie nos regala, en definitiva, con esta obra un fresco hilarante y descarnado, un prisma deformante aplicado directamente sobre la estupidez y la sinrazón humana. Y lo mejor de todo es que podemos reírnos con ello». (Javier Moreno, Revista deriva.org)

«Esta comedia negra de trasfondo existencial y político encuentra su justa y creíble solidez narrativa en el uso de una lengua literaria saludablemente esperpéntica. Y también en una fluidez narrativa concebida para registrar el ritmo sin fin de pericias surrealistas. Courtoisie ha conciliado con óptimos resultados ese costado lúcido de algunas literaturas con la conciencia de que el mundo ya no tiene remedio». (J. Ernesto Ayala-Dip, Babelia)

«Mezcla de hiperrealismo, parodia, algún apunte de crítica social, delirio y hasta metaliteratura, lo que sostiene este extraño cóctel, y los mejor de Santo Remedio, es su ritmo, rapidísimo, un auténtico trallazo. También algunas de las disparatadas situaciones por las que tendrá que pasar Pablito en su no huida de la escena del crimen». (Juan Vilá, On Madrid)

«Rápido y demoledor. La principal virtud de este libro es el entretenimiento. Para Pablo Green, protagonista, el fin justifica los medios: envenena a media comunidad de vecinos por no respetar sus necesidades. Courtoisie echa mano del sobresalto para adelantarse al lector, ofreciéndole humor, parodia y un puntito de absurdo. La otra virtud es la falta de respeto por la literatura. Una rica indisciplina» (Peio Hernández Riaño, Calle 20).

De Tajos (Lengua de Trapo 1999):

«Rafael Courtoisie es uno de los nombres mas descollantes y de más merecido prestigio en su país. Es un caso singular en la literatura uruguaya. En Tajos, el autor comparece como un espectador, pero un espectador implicado. Desde su mirador de privilegio discierne o inventa relaciones originales, a veces casi secretas, entre las cosas y las cosas, también entre los seres y los seres, y por supuesto, entre los seres y las cosas. No obstante, la aparente lejanía no es tal, ya que lo mirado involucra al mirón, lo compromete y hasta lo transforma» (Mario Benedetti, en la presentación de Tajos, en Casa de América, Madrid)

«Uno de los autores casi seguros si uno se detiene a pensar en quiénes ingresarán encabezando el canon de las letras uruguayas de este fin de siglo» (Posdata).

«A tajos, a pedazos, a cortes indiscriminados, a guillotinazos puros, a navajazos asesinos, el escritor uruguayo Rafael Courtoisie (Montevideo, 1958) le muestra los dientes a la “fábrica tradicional de novelas” en su más reciente libro y, de paso, se ríe de todas las formas narrativas actuales» (Soho).

«Tajos es una obra que nos da la visión del mundo que tiene un hombre abrumado por la soledad: su asombro, su incomprensión y su violencia ante la hostilidad de cuanto lo rodea» (Gara).

«En conjunto, el libro de Courtoisie es un ejercicio de narración cruda pero madura sostenida en un continuo suspense adornado de frases líricas, protagonizado por muy pocos personajes, unidos por la soledad en la que el nuevo milenio envuelve a los ciudadanos de a pie» (Diario La Rioja).

«Courtoisie quiebra las fronteras de género para crear un territorio de formas mixtas y autobiográficas. Herencia de sus ancestros, de su propio linaje: Cortázar, Cabrera Infante, Arreola, entre otros, quienes también retratan la tragedia histórica desde la tragedia personal de escritor» (Federico Díaz-Granados, El Tiempo).

No hay comentarios: